Participantes
Buscar
Archivos

Entradas con la etiqueta ‘derecho al descanso’

PostHeaderIcon Apología del descanso

IMG_8167[1]Los ecos del verano se alejan y con ellos los de las fiestas populares que cada año se celebran en nuestros pueblos y ciudades. Estas fiestas representan un aspecto importante de identidad colectiva, son instrumento de cohesión y participación social, expresión tradicional de alegría y disfrute popular y fuente innegable de actividad económica. Al mismo tiempo, las fiestas propician el bullicio y, muchas veces, un exceso de decibelios en la calle…y en muchos domicilios. El fin del verano parece, por tanto, un momento propicio para reflexionar sobre las consecuencias que genera el ruido para sectores considerables de la población.

Y es que muchas personas no consiguen descansar. Según datos estadísticos, cerca de un 25% de las familias en la Comunidad Autónoma Vasca y en Navarra sufre problemas de ruido excesivo en sus hogares por causa del tráfico rodado, del ocio o de ciertas actividades hosteleras. Por ello, son muchas las personas que tienen dificultades para disfrutar de un descanso reparador, indispensable para su salud e integridad, siendo así que se hallan en el interior de sus domicilios, el ámbito más privado y protegido de intimidad personal y familiar.

El derecho al descanso no es una configuración teórica ni una mera apelación retórica. Forma parte del núcleo esencial del derecho fundamental a la intimidad personal, a la protección de la salud y a la inviolabilidad del domicilio. Así lo ha considerado repetidamente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH): la contaminación acústica vulnera los derechos fundamentales al respeto de la salud, la integridad física, intimidad privada y familiar y a la inviolabilidad del domicilio. El Convenio de Derechos Humanos impone a las autoridades la obligación positiva de garantizar el disfrute pacífico del derecho al descanso, tomando medidas eficaces contra invasiones acústicas derivadas de episodios de alboroto nocturno. El TEDH consideró que España había vulnerado estos derechos porque las autoridades habían permanecido pasivas frente a las agresiones acústicas que padecía la víctima, un residente a escasos metros de una discoteca con terraza a la cual se había concedido licencia de apertura sin tener en cuenta la normativa medio ambiental. La permisividad frente a un nivel de ruido superior a los límites autorizados que provoca daños graves y continuados viola, por consiguiente, el derecho europeo de los Derechos Humanos.

La normativa medioambiental ha venido desarrollando, es cierto, los aspectos preventivos, incitando a la elaboración de mapas de ruido, y medidas de control e inspección para paliar los excesos. Además, las administraciones locales, forales, autonómicas… están tomando conciencia del problema, implicándose crecientemente en la búsqueda de soluciones.

No obstante, el Defensor del Pueblo de Navarra y el Ararteko del País Vasco llevan décadas recibiendo quejas ciudadanas para denunciar la existencia de focos emisores de contaminación sonora. Han dictado buen número de resoluciones y recomendaciones recordando a las administraciones, principalmente a las de ámbito local, su obligación de salvaguardar eficazmente los derechos básicos de las personas.

La problemática relativa a la invasión del domicilio por el ruido excesivo ha propiciado que los Defensores del Pueblo de todo el Estado hayan dedicado sus Jornadas anuales de Coordinación, celebradas recientemente en Pamplona-Iruña, a hacer balance de la acción en defensa del derecho fundamental al descanso.

En este marco, los Defensores del Pueblo acordaron un decálogo que insiste en la necesaria protección de los derechos constitucionales de la ciudadanía cuando éstos sean vulnerados por causa de la contaminación acústica, llevando a cabo cuantas acciones estén legalmente a su alcance para garantizar el derecho a residir en un domicilio libre de ruido.

El Decálogo de los Defensores del Pueblo insiste también en la importancia de prevenir la contaminación acústica, impulsar la policía ambiental, en la elaboración de planes de inspección, el control de las condiciones de las licencias de actividad, la concienciación y participación ciudadana, la adquisición de equipamientos de medición del ruido, la respuesta rápida y eficaz a las quejas por contaminación sonora…

No hay ni siquiera que esperar a que vecinos y vecinas apesadumbrados por el ruido acudan a las autoridades. Estas deben de actuar de oficio ejecutando planes de inspección y controlando actividades (industriales, tráfico, discotecas, locales de jóvenes….) susceptibles de generar ruido.

No se trata de cuestionar el interés ni el beneficio que generan las actividades de ocio. Hay, simplemente, que conseguir que sean sostenibles, apoyando y valorando los esfuerzos por adecuarse a la normativa acústica y, por el contrario, tomando medidas firmes contra quienes actúan fuera de la legalidad e incumplen los parámetros de calidad acústica exigibles.

El Ararteko y el Defensor del Pueblo de Navarra continuarán promoviendo, cada uno en su respectivo ámbito territorial, soluciones que favorezcan actividades humanas sostenibles, bajas en decibelios y que sean compatibles con el derecho de todos los hogares al descanso. El ruido debe dejar de ser considerado como una simple molestia inevitable, asociada a nuestro modo de ser y nuestra cultura del ocio, y ser tratado como un grave problema que afecta a nuestra calidad de vida, a la cohesión social y al respeto de los derechos fundamentales de cada persona. 

Manuel Lezertua (Ararteko)

Javier Enériz (Defensor del Pueblo de Navarra- Nafarroako Arartekoa)

 

PostHeaderIcon El Ararteko inicia una actuación de oficio sobre los problemas en torno a algunos locales de ocio para jovenesGAZTEENTZAKO AISIARAKO LOKAL BATZUEK SORTZEN DITUZTEN ARAZOAK UGARITU DIRENEZ GERO, ARARTEKOAK OFIZIOZKO JARDUERA BAT HASI DU

 ararteko-cabecera

La utilización de las lonjas comerciales como locales de reuniones y de ocio por grupos de personas jóvenes es una realidad emergente en nuestros municipios. Algunos estudios realizados en la CAV plantean que este tipo de uso de los locales se encuentra en fase de consolidación como un espacio prioritario de encuentro y ocio entre los jóvenes vascos. El estudio elaborado por el Observatorio Vasco de la Juventud en el año 2012 recoge que el 20% de la juventud vasca se reúne con sus cuadrillas en Euskadi en locales o lonjas alquilados.

Este fenómeno está dando lugar a una serie de controversias sobre el correcto encaje de esta actividad de ocio con el control ambiental, la seguridad en las edificaciones y la prevención de riesgos que requieren estos locales.

El Ararteko observa que, año tras año, aumentan las denuncias por el ruido que generan estas actividades cuando no están debidamente acondicionadas ni se tomen medidas para controlar su aforo. Asimismo, los vecinos y vecinas que residen estas edificaciones muestran su preocupación por la falta de seguridad e higiene en alguno de estos locales y en su entorno así como por la falta de un control adecuado del horario de uso y del aforo que prevenga perjuicios a los vecinos colindantes.

Algunos municipios ya han abordado está problemática a través de distintos mecanismos como ordenanzas (por las que se requiere el cumplimiento de medidas técnicas y de seguridad); o mediante el censo de estas lonjas juveniles (contabilizan los locales activos en municipio y realizan recomendaciones a los usuarios para que se doten de las condiciones mínimas de funcionamiento), etc..

Sin embargo, de los expedientes de queja tramitados en estos años, hemos comprobado que algunos ayuntamientos no han ejercitado las funciones de inspección y control de este tipo de locales argumentando, en la mayoría de los casos, que desconocen la normativa a aplicar o que no están sujetos a un control ambiental. Sin embargo creemos que esta apreciación contrasta con las previsiones que recoge nuestra legislación.

Para poder realizar un análisis detallado de todas estas cuestiones, el Ararteko ha iniciado un expediente de oficio para recabar información sobre el contexto social y jurídico de esta incipiente actividad de ocio juvenil y de las distintas opciones municipales para controlar esta problemática. Todo ello con el objeto de poder establecer unos criterios y principios generales al respecto.

Con este fin se ha considerado procedente recabar información sobre los distintos mecanismos municipales para la regulación del funcionamiento de este tipo de lonjas, las condiciones mínimas exigidas en cuanto a medidas de seguridad, higiene e insonorización. Junto a otras cuestiones de interés para este análisis como son las funciones de control e inspección, las actuaciones previstas por el consistorio en caso de recibir denuncias por parte de los vecinos colindantes y los servicios de información municipal de que disponen los usuarios, los titulares de la actividad y el resto de propietarios y vecinos colindantes.

Es importante llevar a cabo un diagnóstico cercano a la realidad social y disponer de una visión multidisciplinar en esta cuestión. Por ello, dentro de esta actuación de oficio, el Ararteko quiere desarrollar un proceso de participación abierto a todas las personas e instituciones que puedan tener una visión concreta de esta cuestión, celebrando un foro ciudadano o recabando información mediante las redes sociales.

 

Gure udalerrietan azaleratzen ari den errealitate bat da gazte taldeak merkataritza-lonjak erabiltzen ari direla, elkartzeko eta aisiarako lokal gisa. EAEn egindako azterlan batzuen arabera, horrelako lokalak elkartzeko eta aisiarako lehentasunezko gunetzat finkatzen ari dira euskal gazteen artean. Gazteen Euskal Behatokiak euskal gazteez 2012an prestatu zuen azterlanean azaltzen denez, Euskadin gazteen %20 lokaletan edo alokatutako lonjetan elkartzen dira beren koadrilekin.

Fenomeno horren ondorioz, gai honi buruzko eztabaidak sortzen ari dira: aisiarako jarduera hori nola uztar daitekeen modu egokian ingurumena kontrolatzearekin, eraikinetako segurtasunarekin eta lokal horiek behar dituzten arriskuak prebenitzeko neurriekin.

Urtea joan eta urtea etorri, Arartekoak ikusten du gora egiten ari direla etengabeko zaratagatiko eragozpenekin lotutako kexak. Horrelako lonjetan biltzen diren gazte taldeek eragiten dituzte eragozpenak, izan ere, lokalak kexagileen etxabeetan kokatuta egoten dira, behar bezala egokitu gabe eta bertan sartzen diren pertsonen kopurua kontrolatzeko neurririk hartu gabe. Orobat, eraikin horietan bizi diren auzokideak kezkatuta daude lokal horietan eta inguruetan segurtasunik eta higienerik ez dagoelako eta lokalak erabiltzeko ordutegia eta horietan sar daitezkeen lagunen kopurua behar bezala kontrolatzen ez direlako, inguruko auzokideei kalterik sor ez diezaieten.

Udalerri batzuek dagoeneko aztertu dute arazo hori hainbat mekanismo erabiliz: ordenantzen bitartez (neurri teknikoak eta segurtasunekoak bete daitezen eskatzen da); edo gazteen lonja horien errolda eginez (udalerrian jardunean dauden lokalak zenbatzen dira eta erabiltzaileei gomendioak egiten zaizkie, funtzionamendurako gutxienezko baldintzak bete ditzaten, e.a.).

Hala ere, urteotan bideratutako kexa-espedienteei esker ikusi dugunez, udal batzuek ez dituzte bete horrelako lokalak ikuskatu eta kontrolatzeko betekizunak, eta, kasurik gehienetan, ezarri beharreko araudia zein den ez dakitela edo ingurumen-kontrolaren pean ez daudela argudiatu dute. Alabaina, gure ustez, iritzi hori ez dator bat gure legerian ezarritako xedapenekin.

Gai horiek guztiak zehatzago aztertu ahal izateko, Arartekoak ofiziozko espediente bat hasi du, informazioa eskatu nahi baitu gazteen aisiarako jarduera hasiberri horren testuinguru sozial eta juridikoaz eta udalek arazo hori kontrolatzeko dauzkaten aukerez. Hori dena irizpide eta printzipio orokor batzuk ezarri ahal izateko.

Helburu horrekin, bidezkoa iruditu zaigu gai hauei buruzko informazioa eskatzea: udalak zer mekanismo dituen horrelako lonjen jarduera arautzeko, gutxienez zer baldintza exijitzen diren segurtasun-, higiene- eta hosgabetze-neurriei dagokienez. Azterketa horretarako interesgarriak diren beste gai batzuekin batera (adibidez, kontrol eta ikuskatze eginkizunak, inguruko auzokideek salaketa jartzen badute udalak zer jarduera aurreikusi dituen, eta lokalen erabiltzaileek, jardueren titularrek eta gainontzeko jabe eta inguruko auzoek zer-nolako informazio-zerbitzua daukaten udalaren aldetik.

Garrantzitsua da gizarte-errealitatetik hurbil dagoen diagnostikoa egitea eta gai honetan jakintza-alor anitzeko ikuspegia izatea. Horregatik, ofiziozko jarduera honen barruan, Arartekoak gai honetaz ikuspegi zehatza izan dezaketen pertsona eta erakunde guztientzako parte hartzeko prozesu irekia garatu nahi du, herritarren foroa eginez edo gizarte-sareen bitartez informazioa bilduz.